Categorías

Habilitan 4.521 hectáreas para explotación minera en el municipio de Soacha

En una polémica resolución, el Ministerio de Ambiente amplió y habilitó a 4.521 hectáreas la zona compatible con la minería en el municipio de Soacha.

canteras-5

La medida está contemplada en la Resolución 2001 de diciembre de 2016, en la cual Minambiente definió los polígonos de 24 zonas compatibles con minería (ZCM) en la sabana de Bogotá.

Soacha es tan sólo uno de los 24 municipios establecidos en las nuevas ZCM en las que se permitirán actividades mineras de ahora en adelante.

La resolución tomó por sorpresa a ecologistas y ambientalistas, inclusive  la magistrada Nelly Villamizar, del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, suspendió el 16 de diciembre los efectos de la decisión del Ministerio de Ambiente, mientras verifica si ésta cumple con el fallo que ordena salvar el río Bogotá,

La minería en la ZCM ubicada entre Soacha y Bogotá, el más grande de los 24 polígonos establecidos, 4.521 hectáreas, según un informe de ambientalistas, afectará todas las quebradas existentes en el municipio, igual situación se presentará en Sibaté, Mosquera, Bojacá, Subachoque, Tabio, Zipaquirá, Cogua, Tausa, Nemocón, Chocontá, Suesca, Guatavita y Tocancipá.

Ampliación de los polígonos mineros

Las primeras zonas compatibles con minería (ZCM) se establecieron en 1994, las cuales sumaban unas 11.300 hectáreas, hasta el momento se han otorgado unos 430 títulos mineros en la Sabana d Bogotá.

El Gobierno Nacional las amplió a 13.919 hectáreas mediante una resolución en 2004, pero el Consejo de Estado dejó sin efectos esta resolución en 2010, por lo que siguieron vigentes hasta ahora las ZCM iniciales.

Con la Resolución 2001 de diciembre de 2016, el Ministerio de Ambiente no solo intenta ponerse al día con la Ley 99 de 1993 que ordena determinar las zonas compatibles ambientalmente con la minería, sino que además añade unas 7.000 hectáreas nuevas, con lo que el área total habilitada queda en 18.000 hectáreas.

Paradójicamente la Ley 99 de 1993 declara a la Sabana de Bogotá y sus páramos, aguas, valles aledaños, cerros circundantes y sistemas montañosos como de interés ecológico nacional (cuya destinación prioritaria debe ser agropecuaria y forestal).

canteras-6

Fin a las explotaciones mineras ilegales

La resolución establece que por fuera de los 24 polígonos compatibles con la minería no se podrán volver a expedir títulos ni de exploración ni de explotación y fijó los parámetros que deberán cumplir las autoridades ambientales para cerrar las explotaciones mineras que quedaron por fuera de las zonas autorizadas.

Las explotaciones mineras que no están en los polígonos que se declararon aptos deberán cumplir con un Plan de Manejo, Restauración y Recuperación Ambiental (PMRRA), el cual deberá respaldarse con una garantía que facilite aprovisionar los recursos para su ejecución.

El PMRRA es un documento que estipula las acciones técnicas que se deben desarrollar en las zonas que han sido explotadas, con el fin de garantizar su cierre en condiciones técnicas adecuadas para poder destinarlas a actividades agropecuarias o forestales, según la resolución del Ministerio.

A las autoridades ambientales se les otorgó un plazo de tres meses (enero, febrero y marzo) para realizar visitas, determinar las medidas e imponer el respectivo plan de manejo a los proyectos que se encuentren en zonas no compatibles con la minería.

Quienes cuentan con título minero y se encuentren operando en esas zonas y no hayan tramitado el plan de manejo deberán ser suspendidos, y se les ordenará el cierre definitivo. También se suspenderá la actividad de quienes no poseen título y estén operando con el registro minero nacional.

La resolución deja claro que en los ecosistemas de páramo no está permitido ningún tipo de actividad minera.

El Río Bogotá

La resolución ordena a las autoridades ambientales y mineras cumplir con los plazos del fallo del Consejo de Estado sobre el río Bogotá, para revocar o suspender las licencias, títulos, permisos, autorizaciones o concesiones para el uso y aprovechamiento de los recursos naturales y del medioambiente en las zonas de exclusión.

También les ordena revocar o suspender las licencias, títulos, permisos, autorizaciones o concesiones para el uso y aprovechamiento de los recursos naturales cuando se establezca el incumplimiento de las condiciones o exigencias de acuerdo con los actos de expedición.

Algunas zonas compatibles con la minería (ZCM) se encuentran aledaños a grandes asentamientos subnormales y cuyas familias viven en condiciones de pobreza crítica.

Algunas zonas compatibles con la minería (ZCM) se encuentran aledaños a grandes asentamientos subnormales y cuyas familias viven en condiciones de pobreza crítica.

Alcaldes deberán ejercer autoridad

La resolución les reconoce a las alcaldías autonomía para definir si permiten o no las actividades mineras en las ZCM ubicadas en su territorio.

Igualmente les permite la posibilidad de modificar las zonas compatibles con la minería ZCM en caso de que las alcaldías o autoridades ambientales, presenten mejores mapas que evidencien que las áreas, en efecto, deben cambiar por el bien del medioambiente.

Criticas

Aunque la Resolución 2001 de diciembre de 2016 es una norma necesaria esperada por diversos sectores, algunos críticos opinan que favorece los intereses del sector minero y de la construcción en menoscabo del medio ambiente. Otros analistas políticos opinan que todo se debe a la próxima renuncia del vicepresidente Germán Vargas Lleras y el inicio de su campaña a la presidencia, ya que éste era un compromiso con el poderoso gremio de la construcción con el que tiene estrechos vínculos, al fin y al cabo, Vargas dirigió todos los planes de infraestructura y vivienda en este Gobierno y todo lo que se dice o se hace en el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible debe llevar su visto bueno.

Por su parte la Corporación Geoambiental Terrae quien realizó en octubre de 2016 un estudio de las nuevas ZCM, opinó al respecto: “El Minanbiente hace una propuesta contraria a sus obligaciones legales y en contravía de sus propios estudios”.

Para los ambientalistas las ZCM al ampliar los polígonos incluyen áreas que antes no estaban afectadas por la minería, amén que pueden dañar cuencas abastecedoras de agua, se cruzan con relictos de bosque, no respetan zonas con vocación agropecuaria o ganadera, hitos religiosos como capillas y cementerios, ni zonas de importancia arqueológica que contienen pinturas rupestres.

****

Estas son las 24 zonas autorizadas en las que se podrán realizar actividades mineras en la sabana de Bogotá.

zmc-1

Compartir

YahooBloggerRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *