Categorías

Tragedia en Sibaté: Hallaron ahogados los dos niños perdidos en el embalse del Muña

1.21

Dos menores perecieron ahogados en las frías aguas del embalse del Muña, los cuerpos fueron rescatados por unidades de Bomberos de Bogotá, Sibaté y Soacha.

El rescate de los cuerpos de los menores se logró luego de más de veinte horas de intensa búsqueda donde inclusive participaron unidades de buzos del Cuerpo de Bomberos de Cundinamarca.

Las víctimas fueron identificadas como Llorlady Montoya Gutiérrez, de 13 años, y de Mauro Andrés Mier de 8.

Los hechos se registraron en la tarde de este lunes cuando los dos pequeños y otro más cayeron por accidente al embalse. Dos patrulleros que acudieron en auxilio lograron salvar a uno de los menores. Los organismos de rescate fueron informados y estuvieron en la zona realizando labores de búsqueda hasta altas horas de la noche.

Sobre las 5:00 de la mañana de este martes reanudaron su búsqueda y a las 10:00 de la mañana encontraron los cuerpos sin vida de los menores desaparecidos.

Emergencia

Las alarmas de los organismos de socorro del departamento de Cundinamarca en cabeza de los Bomberos de Sibaté y Soacha, Defensa Civil, y Policía se pusieron en alerta una vez se enteraron que en uno de los costados del gigantesco embalse tres menores de edad posiblemente habían caído a las heladas aguas y estaban desaparecidos.

Los pequeños vivían a pocas cuadras del embalse, el pasado lunes festivo decidieron ingresar a los predios del embalse y pegarse un chapuzón, nunca imaginaron que su pequeña travesura se convertiría en tragedia.

Un paseo que se convirtió en tragedia

1.4

A la 1:30 de la tarde del lunes, una llamada puso en alerta la estación de Policía de Sibaté, en ella algunos vecinos de la laguna decían escuchar a lo lejos los gritos de auxilio de unos niños.

En cuestión de minutos una patrulla que rondaba el sector llegó al lugar, de inmediato los patrulleros Germán Murillo y Carlos Correa, que vigilaban el sector, se metieron al agua y lograron salvar a Brayan Montoya quien estaba a punto de ahogarse.

El pequeño quien estaba al borde de la inconsciencia, logró pedir con insistencia que ayudaran a su hermana y a su amigo, que seguían en el agua. Brayan fue trasladado al Hospital Mario Gaitán Yanguas de Soacha donde se recupera satisfactoriamente.

Con esta información suministrada por el menor, los bomberos de Sibaté que habían llegado al lugar se amarraron a cuerdas y se sumergieron, sin embargo, los esfuerzos de los socorristas fueron en vano.

1.5

Una de la hipótesis que se maneja es que los pequeños nunca previeron que en esta parte de la laguna la profundidad varía entre uno y tres metros. La turbiedad de las aguas no les permitió ver que se dirigían a una trampa mortal, justo en ese lugar cruza una especie de dique construido para canalizar las aguas del río Aguas Claras en su ingreso a la laguna, aguas que son dirigidas hasta el centro del embalse del Muña, operado por Emgesa para la producción de energía.

Los pequeños caminaron con el agua hasta la cintura y sin saberlo llegaron hasta el borde del dique y sin poderlo prever, se resbalaron al interior cuya profundidad es de hasta cuatro metros.

Búsqueda inútil

1.22

Horas después, en la laguna ya había un despliegue de botes y de buzos expertos. Dos horas después la Policía pudo ubicar a los padres de los niños, quienes asistieron desesperados hasta el lugar. Hacia las 6:30 de la noche, ajustándose a los protocolos de rescate, en medio de la oscuridad, los cuerpos de socorro tomaron la dolorosa decisión de suspender la búsqueda. En ese momento, con amargura, estaban asimilando que los niños no aparecerían vivos. Los socorristas sabían que es difícil que una persona resista más de cinco minutos hundida en el agua. En ese lapso de tiempo, el último de sus órganos deja de funcionar.

El martes a las 10:00 de la mañana uno de los buzos emergió del agua haciendo una señal. Encontró el cuerpo de Mauro. Tres metros más al fondo hallaron el de Yorlady. El dolor y la angustia se apoderaron de todos los presentes.

Todo el pueblo de Sibaté, población de 38 mil habitantes quedó conmocionado por la tragedia, en el colegio General Santander, donde estudiaban los pequeños, los profesores suspendieron las clases y reunieron a todos los alumnos en el patio, les dieron la noticia y oraron junto a los niños.

Llorlady Montoya Gutiérrez

Llorlady Montoya Gutiérrez

En el salón de sexto grado donde estudiaba Yorlady, fue necesaria una charla particular de la coordinadora del colegio para consolar a los compañeritos de la pequeña.

Noviembre 15 de 2017

Compartir

YahooBloggerRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *