Categorías

Carta de despedida a Jorge Rodríguez Peñaloza

25.2

Todos tenemos una familia de sangre que nos brinda ese infinito amor único e inigualable, ese amor de nuestros padres, hijos, hermanos y demás familiares, es un regalo de Dios, el cual nos permite crecer y formarnos como persona.

Con nuestra familia compartimos logros, experiencias buenas y malas y son nuestro respaldo incondicional y es a ellos a quienes debemos todo.

También nos relacionamos con compañeros de estudio, de trabajo, vecinos y otras personas con algunas afinidades en común, quien nos acompaña en varias etapas de nuestra vida y nos aportan maravillosas cosas a nuestro ser.

Pero existe una relación muy especial de amistad, un vínculo tan íntimo, sincero, fiel, confiable e incondicional que encontramos entre nuestros amigos moteros.

Pero sin duda muchos aquí no saben el significado de MOTERO, se lo voy a explicar: Desde niños nos gustan y encantan los juguetes, y como si el tiempo no quisiéramos que pasara, llegamos a la vida adulta y vivimos la ilusión e inmensa felicidad con nuestros juguetes o a nuestras bebes como nosotros llamamos a nuestras motos, ellas se convierten en algo tan especial que incluso grandes pilotos han dicho palabras textuales “La moto es como una mujer, no hay que enfadarla, No es un trozo de hierro, tiene alma porque una cosa tan bella no puede carecer de alma”.

Ese vínculo único que podemos tener hacia una maquina llamada motocicleta solo un verdadero motero puede expresar y sentir abiertamente, pues bien eso somos los moteros, somos esos adultos con alma de niños que amamos y adoramos un trozo de hierro, no solo es vehículo es un juguete, es una compañera.

Cuando montamos en moto mantenemos una relación íntima y placentera, la cual nos traslada a un momento paralelo donde los problemas del día a día, las dificultades se olvidan, e incluso nuestras alegrías las podemos compartir con nosotros mismos.

Pues bien resulta que cuando ya iniciamos esta relación con nuestra moto, viene esa necesidad de buscar otras personas con esta misma pasión, pues no se puede concebir un motero solitario, y es allí donde empieza una relación de amistad que en cada momento se fortalece con tanta intensidad que nosotros mismos llamamos a nuestro amigo: hermano, por eso nuestro amigo motero es ese hermano que nosotros decidimos escoger, ese amigo por el cual daríamos hasta la propia vida, con quien no solo compartimos momentos en moto, sino que lo hacemos parte de nuestra vida y se convierten en personas muy especiales.

25.1

Hoy SBK RACERS viene a despedir a un hermano, JORGE RODRIGUEZ (El viejo George o Costuritas) y porque Costuritas porque él era quien con iniciativa propia diseñaba muchas prendas que usamos, Costuritas era ese amigo incondicional que con un VENGA PAPI VAYA ¡Nos invitaba a rodar y a compartir esta pasión que tan vivos nos hace sentir! Ese amigo incondicional quien nos aportaba en consejos, con una gran iniciativa y liderazgo, que siempre estaba dispuesto a dar una mano.

Les queremos dar gracias a sus padres y a su familia y sobre todo a DIOS por permitirnos disfrutar con él, por hacer que nuestros caminos se cruzaran y haber recorrido tantos kms de ruta a full gass como nosotros decimos, en el asfalto y en la vida, estamos seguros que hoy nuestros caminos se han vuelto a separar pero será por un corto tiempo, el decidió tomar un atajo para llegar a ese maravilloso lugar donde muy pronto nos encontraremos, ese lugar maravilloso lleno de paz, donde nos reuniremos y volveremos reír y sin duda a rodar, porque Jorge siempre estará vivo en cada uno de nosotros, él ha marcado nuestra vida tan profundamente que lo mantendremos vivo en nosotros, así como John, Javi y los demás amigos moteros que hemos tenido que despedir.

Hoy les pedimos que no nos juzguen, nosotros somos unos locos y amantes de la vida y de nuestra familia, quienes vivimos intensamente con esta pasión por las motos, Jorge se ha marchado pero si el pudiera contarles cómo vivió los últimos momentos de su vida seguramente nos va a decir que muy feliz, porque cuando montamos nuestras motos no existe más que felicidad en nosotros, expresamos a nuestro mayor esplendor el sentimiento de libertad, nos encontramos con nosotros mismos, y lo más importante nos sentimos vivos.

Nos veremos pronto nuestro Jorgito, desde ahora serás nuestro guardián y protector, le pedimos a Dios no lo acojas en tu reino, espéranos con tu YAMAHA R6, que pronto nos reuniremos y volveremos hacer la gran familia que somos SBK RACERS.

Gracias AMIGO, gracias por ser parte de nuestras vidas gracias por cruzarte en nuestro camino.

Diciembre 16 de 2017

Compartir

YahooBloggerRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *