Categorías

Los dilemas de la Alianza Verde

042Por Ángela María Robledo

Hace 8 años hice parte del movimiento conocido como Ola Verde, fruto de una alianza entre sectores de izquierda y centro izquierda, quienes de la mano de la fuerza serena de Antanas Mockus y Sergio Fajardo, trabajamos para llegar a la Presidencia de Colombia. Por primera vez se veía el estallido de las fronteras del bipartidismo que por décadas nos había mantenido en una guerra casi centenaria entre hermanos y nos había condenado a vivir felices, en uno de los países más desiguales del mundo.

Con Antanas y Sergio vimos cómo los hogares, las calles, las plazas, los colegios se llenaban de esperanza frente a la promesa de una renovación política lejos de la corrupción, el clientelismo y en defensa de la vida. Esa ciudadanía viva, innovadora, cansada de la politiquería y la desesperanza, lleno de afiches, banderas, videos, canciones las familias de muchos hogares colombianos. En medio de tanta presión, los grandes medios no pudieron ocultar el significado político de la Ola Verde y decidieron acompañarla.

Y empezó la campaña sucia y su estrategia de crear miedo: Antanas dice que trataría a Hugo Chávez como un buen vecino; Antanas no cree en Dios, es ateo; Antanas está muy enfermo, no puede gobernar el país; Antanas es solo un profesor no un gobernante, mensajes que fueron calando y cuyo impacto fue contundente en los resultados de la primera vuelta, Santos quien no inspiraba a nadie dobló con su votación a la dupla Antanas-Sergio.

Además de la campaña difamatoria y sucia, en la Ola Verde cometimos errores: no fue clara la posición sobre una posible negociación con las guerrillas; la búsqueda de aliados con cercanías a las propuestas programáticas de la ola verde, como Petro y aún Noemí no tuvieron eco; las erráticas orientaciones de quienes acompañaban la propuesta política y de comunicaciones aislaron a Antanas de la ciudadanía, en el momento en el cual más se necesitaba de su fuerza y entusiasmo.

Hoy la Alianza Verde, antes Partido Verde, cuyo nombre obedece a la fusión con una parte de miembros de progresistas, el movimiento impulsado por Petro, enfrenta una situación similar a la de hace 8 años. La coalición Colombia que convoca a partidos de izquierda como el Polo, centro izquierda como la Alianza Verde y a Compromiso Ciudadano más de extremo centro, como lo caracterizan algunos, ha sido de buen recibo en espacial entre la ciudadanía cansada del clientelismo, la corrupción e incluso de la guerra. Pero su falta de claridad frente a un apoyo decidido al Acuerdo de Paz y la tibieza de sus propuestas para resolver graves problemas de equidad en salud, educación, propiedad de la tierra, han creado un ambiente para que muchos de los integrantes de la Alianza estemos planteando la conveniencia de una gran alianza con candidatos como Humberto de la Calle y Gustavo Petro, quienes en temas de política social han presentado propuestas más audaces a las de Sergio Fajardo .Su apoyo al proceso de paz es total.

La realidad política de que solos no podemos enfrentar la ultraderecha, se impone y exige decisiones prontas y razonables para evitar que no solo se haga trizas el Acuerdo de Paz, sino también al país.

Los dilemas son, entre otros: ¿Apoyar a Petro en la consulta interpartidista debilita la candidatura de Sergio Fajardo? ¿Es Sergio el gobernante con la capacidad de enfrentar la profunda desigualdad, no solo pobreza, en la que viven millones de colombianos hoy? ¿Una alianza entre Sergio, Petro y De la Calle será factible políticamente y mantendrá firme la intención de voto de la ciudadanía más de centro que apoya a Sergio? ¿Es la lucha contra la corrupción la bandera prioritaria para ganar la Presidencia? ¿Después del 11 de marzo un número amplio de integrantes de la Alianza Verde se sumarán a la campaña de Petro, en medio de la amenazas de doble militancia? Amanecerá y veremos.

Por lo pronto, en mi caso votaré por Petro a la consulta interpartidista, porque me interesan sus propuestas en el campo social y económico y también para enfrentar la coalición de ultraderecha que quiere hacer trizas el Acuerdo y pasar por encima de las instituciones en Colombia.

A Senado votaré por Antanas Mockus quien encabeza la lista de los verdes, con el # 1 y quien desde el Congreso pretende devolverle la confianza a esta desprestigiada institución ¡Con Antanas se puede!

Recomiendo votar por Diego Cancino y Javier Cuadros de Cundinamarca y Norte de Santander de Alianza Verde. Por Margarita Velásquez en Boyacá y María José Pizarro en Bogotá. Deseo de corazón sean reelegidos Iván Cepeda y Alirio Uribe, coequiperos por la paz.

Marzo 7 de 2018

Compartir

YahooBloggerRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *