Categorías

Enfisema pulmonar, el peaje de haber fumado

El enfisema pulmonar es una enfermedad destructiva irreversible de las paredes alveolares debido al agrandamiento de las estructuras relacionadas con la captación de aire para el adecuado funcionamiento de los pulmones, esto supone una disminución de la función respiratoria y conlleva a una calidad de vida bastante complicada durante muchos años.Ocho millones de personas en el mundo podrían morir cada año a causa del tabaco antes de 2030 según el último informe presentado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el 80 % de las muertes se producirán en países en vía de desarrollo.

Estas cifras suponen que en el mundo existen más de mil millones de fumadores y los datos, a pesar de las campañas de salud, van in crescendo; de los que 200 millones son mujeres, lo que supone que 500 millones de personas morirán a causa del mismo. Para el año 2020, el tabaco será la mayor causa de muerte y discapacidad del mundo y matará a más de diez millones de personas al año y causará más muertes del SIDA, accidentes de tránsito, homicidios, suicidios, alcoholismo, o drogas ilícitas.

Esta patología llega tras varias décadas de consumo de tabaco habitual y los pacientes normalmente no son conscientes del daño irreversible que producen en sus pulmones. En ocasiones en pacientes fumadores, la combinación de enfisema y fibrosis pulmonar está frecuentemente infradiagnosticada. El 90 % de los casos de enfisema pulmonar lo produce el tabaco, así como el cáncer de pulmón que también supone el 90% de las muertes.

Entre otras patologías producidas por el tabaco, también existen cardiopatías coronarias y otros cánceres lo que supone que el 30-40 % de los pacientes que dejan de fumar, evidencian una reducción de estas enfermedades a los cinco años, respecto a las personas que no lo hacen. De ahí que en la estadística los datos afirmen que los fumadores habituales morirán prematuramente a consecuencia de su hábito y la mitad de esas muertes serán entre la quinta y la sexta década de la vida, es decir, unos veinticinco años después de haber comenzado a fumar.

De las enfermedades que peores consecuencias puede tener a la hora de fumar es el EPOC, ya que los pacientes pueden llegar a necesitar oxígeno las 24 horas del día y su calidad de vida es realmente pésima. La sensación de ahogo, no poder respirar, con los fármacos actuales y las sesiones de oxígeno pueden hacer que el paciente conviva con esta enfermedad incapacitante cerca de diez o quince años.

El terrible problema radica en que muchos fumadores padecen un enfisema pulmonar, sus pulmones se van destruyendo poco a poco y no lo saben. En todo caso, haber fumado siempre compromete a los pulmones y todo fumador realmente lo sabe; lo que desconoce son las consecuencias que puede tener en una década que le pueden llevar a ser un paciente crónico que se ahoga y que aunque entonces deje de fumar, no recupere la función pulmonar.

Está a tiempo de comenzar una nueva vida si aparta al tabaco de su vida; dieta sana, ejercicio moderado y cero alcohol le garantizará una vida completamente saludable. Todo lo demás, es vivir con el riesgo que supone seguir fumando; enfermedades que podría evitar y una pésima calidad de vida; el peaje de haber fumado o seguir fumando.

Por Ana De Luis Otero/PERIODISTAS en español

Diciembre 15 de 2018

Compartir

YahooBloggerRSS
Escrito por en 16 diciembre, 2018. Archivado en SOCIEDAD. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.