Categorías

HISTORIA GRÁFICA DE SOACHA (118)

Soacha Ilustrada hace un aporte a la reconstrucción de la historia del municipio de Soacha y pone a disposición de sus lectores su página de HISTORIA.

Gómez Dávila: Una vida en los libros

Nicolás Gómez Dávila fue un escritor católico y reaccionario, sin embargo, es considerado como uno de los mejores aforistas del mundo hispánico y porque no decirlo de la tradición literaria occidental.

Lector insaciable, era un profundo conocedor de la historia, de la filosofía, de la literatura, de las artes, y en general, de los resortes del lenguaje y de la prosodia. Sobre todo fue un hombre de pensamiento libre, complejo y sutil, desilusionado con el mundo moderno, con su vulgaridad, con el progreso y los avances técnicos.

Enemigo del patriotismo y del ensalzamiento, en sus escritos invitaba reflexionar, así no estuvieran de acuerdo con sus reflexiones. Gómez Dávila fue un ser inclasificable, al que se ha tachado de raro, solitario, aristocrático, elitista, secreto…, y siendo todo ello cierto, no es al fin toda la verdad, pues fue un hombre tolerante y modesto, en busca siempre de la lucidez.

Nació en 1913 en Bogotá, en una familia de comerciantes y financieros, de banqueros. Pasó su infancia y adolescencia en París, estudió en un colegio de benedictinos, y no volvió a Colombia hasta 1936, cuando ya tenía 23 años. Asimismo, no regresó a Europa hasta 1949, cuando la recorre junto a su mujer durante seis meses. Un año antes había formado parte de los fundadores de la Universidad de los Andes. Sea como fuere, nunca volvió a salir de Colombia, quizá por la decepción que este último periplo le produjo, al recorrer la Europa destruida por la Segunda Guerra Mundial.

Hacienda Canoas Gómez, propiedad de la familia Gómez Dávila. Soacha (Cundinamarca).

Su existencia rutinaria transcurrió entre su casa bogotana en El Nogal –su casa de la vida— y la hacienda Canoas Gómez en Soacha, atendiendo a los negocios familiares y acudiendo al Jockey Club, pero sobre todo leyendo y escribiendo en su muy bien nutrida biblioteca de treinta mil volúmenes, hoy custodiados en la Biblioteca Luis Angel Arango. Siempre al margen de la vida literaria de su ciudad. Se casó con Emilia Nieto, con quien tuvo tres hijos, los cuales se han ocupado de la difusión de sus obras.

Entre sus autores preferidos se encuentraban los que él denominaba “los derrotados”: como son Homero, Tucídides, Platón, San Agustín, Montaigne, Pascal, el cardenal de Retz, La Rochefoucault, Rousseau, Rivarol, De Maistre, Schopenhauer, Quevedo, Gracián, Chateubriand, Nietzsche y Dostoyevsky, entre otros.

Se ha calculado que Gómez Dávila compuso unos diez mil aforismos publicados entre 1977 y 1992, con el título genérico de “Escolios a un texto implícito”, y al que se le añadió como subtítulos los de “Nuevos y Sucesivos”, aunque existen dos raras ediciones anteriores, de 1954 y 1959, tituladas “Notas”, editada en México,  y “Textos 1”, editada en Colombia.

Compartir

YahooBloggerRSS