Categorías

Adultos mayores de 60 años entre las principales víctimas mortales de la influenza (AH1N1)

  • En los últimos años, se reporta que entre el 70% y el 90% de las muertes relacionadas con la influenza de temporada se han registrado en personas mayores de 65 años y también se reportaron hospitalizaciones entre el 50% y el 70% en el mismo rango de edad.[1]
  • En 2017, un estudio reveló que la vacunación redujo los casos de muerte, ingresos y duración de estadía en unidades de cuidados intensivos (UCI). Los mayores beneficiados fueron las personas de 65 años en adelante.[2]

Septiembre es el segundo mes del año donde, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se encienden las alarmas contra la Influenza (AH1N1). De acuerdo con la entidad, durante este mes se registra el segundo período epidemiológico de influenza (AH1N1) que afecta, entre otros, a la población mayor de 60 años. Por tanto, en el marco del Día del Adulto mayor, que se celebra este 31 de agosto, se hace indispensable recordar la importancia de tomar medidas de prevención.

Cualquier persona puede infectarse con influenza (AH1N1), pero existe cierta población (Grupos de riesgo, OMS) más propensa a contagiarse. Entre ellos se encuentran las mujeres embarazadas, niños de 6 meses a 5 años, pacientes con enfermedades médicas crónicas, profesionales de la salud, y adultos mayores de 60 años.

En línea con ello, el Grupo Técnico Asesor sobre Enfermedades Prevenibles por Vacunación de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) indica que en dichas poblaciones se hace prioritaria la vacunación, para así reducir la incidencia de la enfermedad grave y la muerte prematura.[3]

Adultos mayores de 60 años, entre los más vulnerables

Cada 31 de agosto se celebra el Día del Adulto Mayor, una población más propensa a presentar complicaciones graves por la influenza (AH1N1), debido a que el sistema inmunitario se debilita con la edad.

Así lo indican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), que además reportan que, en los últimos años, entre el 70% y el 90% de las muertes relacionadas con la influenza (AH1N1) de temporada se produjeron en personas de 65 años o más y entre el 50% y el 70% de las hospitalizaciones relacionadas se produjeron entre personas de ese grupo de edad.[4]

Estas cifras no dejan lugar a duda de la importancia en la prevención de la enfermedad en este grupo poblacional, puesto que, además, esta población suele presentar enfermedades cardiacas, diabetes y otras enfermedades que complicarían su estado de salud, si llegasen a contraer la influenza (AH1N1).

En esa línea, el Dr. Gonzalo Prada, Internista Neumólogo, indicó que “los adultos mayores que sufren de diabetes tienen un riesgo 6 veces más alto de ser hospitalizados con diagnóstico de influenza y hasta 3 veces más alto de morir por la misma; así como mayor riesgo de hospitalización, infarto agudo de miocardio y muerte. En cuanto a los pacientes con falla cardiaca se demostró que el 50% de las descompensaciones se deben a la infección por influenza (AH1N1) y es una de las principales causas de hospitalización”.[5]

La vacunación como método preventivo

En 2017, un estudio reveló que la vacunación contra la influenza (AH1N1) redujo los casos de muerte, los ingresos a unidades de cuidados intensivos (UCI), la duración de la estadía en las UCI y la duración de las hospitalizaciones en general entre los pacientes hospitalizados con influenza (AH1N1); los mayores beneficiados fueron las personas de 65 años en adelante.[6] Esto refuerza la importancia de la vacunación en los adultos mayores.

En el mundo se cuenta con diferentes vacunas, que se actualizan anualmente, para prevenir la enfermedad. Algunas contienen tres virus:  A(H1N1), un virus de la influenza A (H3N2) y un virus de la influenza B (trivalentes) y otros cuatro virus (tetravalentes) que protegen contra los mismos virus más otro adicional de la influenza B.

Para las personas mayores de 60 años se aconseja que, en lugar de recibir la vacuna por atomizador nasal, reciban la vacuna inyectable, ya sea trivalente o cuadrivalente. Ésta última ha demostrado un mejor impacto en la reducción de casos y prevención de complicaciones asociadas a la influenza (AH1N1). [7]

En Colombia, también existen vacunas de tres y cuatro cepas y están disponibles en las EPS y/o puestos de vacunación más cercanos. La vacuna contra la influenza es totalmente gratis para adultos mayores de 60 años, mujeres gestantes y niños menores de 2 años.

[1] https://espanol.cdc.gov/enes/flu/about/disease/65over.htm

https://espanol.cdc.gov/enes/flu/about/disease/65over.htm

https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=6207:about-the-influenza-vaccine&Itemid=4322&lang=es

https://espanol.cdc.gov/enes/flu/about/disease/65over.htm
5 Bouter P. et al, Effect of epidemic influenza on ketoacidosis, pneumonia and death in diabetes mellitus: a hospital register survey of 1976-1979 in the Netherlands, Diabetes Research and Clinical Practice 1991, 12: 61-68
https://espanol.cdc.gov/enes/flu/about/disease/65over.htm
7 ([1] Reed C et al. Vaccine 2012;30(11):1993–1998 [2] Lee BY et al. Vaccine 2013;31:2477– 2479. [3]Lee BY et al. Vaccine 2012;30:7443–7446)

Agosto 31 de 2019

Compartir

YahooBloggerRSS
Escrito por en 31 agosto, 2019. Archivado en ACTUALIDAD. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.