Categorías

¿Por qué necesitamos involucrar a las mujeres en la respuesta de emergencias?

El papel de las mujeres que responden, ya sea individualmente o como parte de organizaciones oficiales o no oficiales, a menudo se pasa por alto, se infravalora o se ignora.

Cuando ocurre un desastre, las primeras horas y días pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte. A medida que la comunidad internacional trabaja para movilizarse, los respondedores locales están inmediatamente ocupados salvando vidas, proporcionando agua potable, construyendo refugios de emergencia y cavando entre los escombros para los sobrevivientes.

De hecho, el 90% de cualquier respuesta humanitaria es realizada por personal de respuesta local, incluidos vecinos, familiares, comunidades, gobiernos locales y trabajadores de la salud, organizaciones locales y grupos religiosos, muchos de los cuales son mujeres.

Durante años, la comunidad humanitaria ha estado hablando sobre la necesidad de “localizar” la respuesta de emergencia, esencialmente dando más poder de decisión sobre cómo se entrega la ayuda a los propios receptores. Involucrar a las mujeres es clave para hacer que la preparación, respuesta y recuperación ante desastres sea lo más eficiente y eficaz posible.

No solo víctimas y sobrevivientes

Las mujeres desempeñan un papel fundamental en todos los sectores que salvan vidas, desde la atención médica y la seguridad alimentaria hasta el alojamiento y la protección social. Y, sin embargo, el papel de las mujeres que responden, ya sea individualmente o como parte de organizaciones oficiales o no oficiales, a menudo se pasa por alto, se infravalora o se ignora. La experiencia nos dice que:

Las mujeres son un recurso invaluable para desarrollar una mejor comprensión de las necesidades de las comunidades e informar la toma de decisiones. Si solo trabajamos a través de estructuras dominadas por hombres para comprender los problemas y la ayuda requerida, entonces solo estaremos trabajando con una imagen incompleta.

Las mujeres que responden tienen mejor acceso a otras mujeres y niños, y a menudo a las comunidades marginadas. En algunas culturas, las mujeres no pueden encontrarse o hablar con franqueza con los respondedores masculinos, pero pueden hacerlo con otras mujeres. Las mujeres son a menudo las principales cuidadoras de los miembros de la familia, por lo que un mayor acceso a las mujeres por parte de las mujeres que responden significa un mejor acceso a los niños y, a menudo, a los ancianos y discapacitados.

Las mujeres son cruciales para que las comunidades vuelvan a ponerse en pie una vez que finaliza la respuesta de emergencia inicial. A menudo, las mujeres son las responsables de garantizar que se satisfagan las necesidades básicas de su familia, ya sea al quedarse para reconstruir vidas una vez que los hombres regresan a la fuerza laboral, o al asumir un trabajo remunerado además de su trabajo no remunerado.

Mejor no es necesariamente más barato

Reconocer que las mujeres son agentes de cambio y aumentar su poder de decisión en el trabajo humanitario requiere una inversión inicial. Las estructuras humanitarias tradicionales no han logrado involucrar a las mujeres locales porque a menudo las organizaciones dirigidas por hombres son capaces de crecer y evolucionar para cumplir con los requisitos de asociación y subcontratación de los donantes. Necesitamos desarrollar la capacidad de las organizaciones dirigidas por mujeres para que puedan calificar para recibir fondos. También necesitamos pasar más tiempo identificando organizaciones capaces dirigidas por mujeres, más allá de nuestras actividades habituales.

Algunas de las actividades de planificación y respuesta pueden ser más caras si queremos involucrar adecuadamente a las mujeres. Por ejemplo, por razones de seguridad, es posible que se necesiten más personas para llevar a cabo ciertas tareas si las mujeres responden. O bien, es posible que se necesiten baños o instalaciones de baño adicionales para las mujeres, y se brinde apoyo para ayudar a las mujeres a alejarse o administrar sus responsabilidades cotidianas de cuidado.

Pero la inversión es pequeña cuando se consideran los beneficios a largo plazo, tanto en términos de mejorar la eficacia de la ayuda humanitaria como en la promoción de la igualdad de género.

Las mujeres deben tener una mayor participación en la forma en que se entrega la ayuda humanitaria. Como organizaciones que trabajan en el espacio humanitario y de desarrollo, necesitamos hacer más para alzar sus voces y apoyar su liderazgo.

Por Sinéad Magill 

Fundación Thomson Reuters

Agosto 25 de 2019

****

* Las opiniones expresadas en este artículo de opinión son del autor y no de SOACHA ILUSTRADA.

 

 

Compartir

YahooBloggerRSS
Escrito por en 25 agosto, 2019. Archivado en OPINIÓN. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.