Archivos

Categorías

Sueños y voces de un pueblo contra la realidad y la lucha por el deterioro democrático y una emergencia siniestra.

En busca de la independencia verdadera hacia la Republica que todavía soñamos.

Por Mariano Sierra S.

Ante los arbitrios de cualquier gobierno o estamento social, se particularizan hechos de rechazo, de crítica, de rebelión, de desaprobación y de denuncia.  El país aún vive los sueños de la verdadera independencia, sueños que avanzan socialmente con actos y pensamientos de rebeldía, que como actitud humana tiene los cimientos justificados. Este marco social apunta a llevar a cabo los cambios inherentes a resquebrajar las desigualdades y las violaciones a todo derecho humanitario debidos por la gestión de ingobernabilidad sin límites.

Este espíritu crítico produce la Génesis de una nueva etapa histórica, de nuevos esquemas de interpretación social y política. La mentalidad y el espíritu rebelde tiene la caracterización analítica de la realidad y la continua reconstrucción de los dogmas de gobierno con alto devenir de pensamientos libres, de juicios y criticas sostenibles. La posición crítica conduce de otra parte a la exigencia de una toma de conciencia firme que decida con   justicia.

La modernidad, la filosofía política y social fluye a base de ideas revolucionarias, de cambio, de transformación inspiradas por las desigualdades ante la falta de gobierno. Algunos modernos catalizadores son asiduos en expresarse a favor de las resistencias políticas, sociales, éticas y morales, cuyo origen es la ingobernabilidad, la falta de programas sociales, el implante de incumplimientos y los desórdenes nacionales que genera la corrupción rampante. muchas veces sin el debido control legal que camina a lomo de mula entre trochas y fusiles (A Molano).

El espíritu crítico y la transformación, es una creación histórica social, pues desde siempre ha existido el mal gobierno, la tiranía tributaria y social, la indiferencia y las desigualdades humanas., Surge pues este espíritu de resistencia como una reacción justa frente a los hechos de gobierno fallido. Por lo tanto, nadie puede resignarse cuando no encuentra un régimen acorde a la democracia. Hay que ser claros, que la crisis que se vive corresponde a la concepción del mundo producida por el perverso comportamiento económico capitalista, por la técnica de explotación humana para que unos pocos obtengan los grandes beneficios.

En las páginas de la historia encontramos hechos trascendentales sobre actos de acción, de resistencia y de anuncio revolucionarios que invitan al cambio no solo social, sino también espiritual. Vengan pues las paginas evangélicas que nos muestran la actitud firme al cambio, la resistencia a tantas formas de gobierno hostil, y el anuncio de mensajes rebeldes. Jesús con su actitud rebelde y justa concluye su participación humana, integrándole al hombre de todos los tiempos, una doctrina autentica anunciante de la práctica del amor y el servicio, como fuentes de gobernanza que arremete contra todo esclavismo propio de los gobiernos tiránicos.

Thoreau aporta al tema con este mensaje…. Grande el hombre que tenga un hueso en la espalda, que no le permita doblegarse…. El porvenir de un sueño es una lúcida reflexión, que se afianza con argumentos sólidos ante los graves conflictos. Por su rigor este libre pensamiento establece un dialogo y una actitud rebelde que transforme el universo actual sobre nuestras vidas cotidianas llenas de asombros de gobierno. El sueño de un pueblo es la grandeza de su espíritu, es la lucha infatigable por la paz, es la convicción y esperanza, es que el país y sus gobernantes aterricen en el cumplimiento del mandato popular y de la constitución.

La condición humana, como fuerza interior permite la acción crítica contra lo que nos impide ser personas, personas vivientes de sueños liberadores para pensar, actuar y decidir, para hacer objeción de conciencia ante leyes impopulares, injustas. La sociedad es floja en contenido y

 Conocimiento histórico, como tal decrece su sentido crítico y rebelde. Por tanto, es vulnerable a la manipulación, es vulnerable al engaño y al mamagallismo en la gestión pública. Cumplir el pacto social es propio de una comunidad y su estado. Los sueños de un pueblo esperan que el estado tenga la capacidad de proteger su comunidad, defender sus derechos, pero jamás soñaría que ese régimen sea su propio enemigo, porque el estado enemigo del pueblo será un estado totalitarista con sabor dictatorial. Ningún estado estará por encima de la libertad y la dignidad humana y violatorio de sus derechos. Y si lo está tiene que ser revocado

 Y con esa sociedad es posible lograr la gran transformación social, pues en su desidia conserva la pujanza y el espíritu de una raza conquistadora, que ha hacha y machete forjo una nación que produjo un ideal social de carácter que le permite defenderse de todo abuso-

Las resistencias, las rebeldías y todo accionar de transformación aboga por el renacer de los sueños que quedaron inconclusos por la avaricia de las elites que se adueñaron de las victorias patriotas. Olvidando que la democracia fija las ideas de cambio y de gobierno para el pueblo, pues fue este, el gestor de la emancipación, además de que los estados están sometidos al poder del pueblo.

 Estas nuevas ideologías reinantes fluyeron bajo premisas perversas coartando la crítica y el obrar libre, apoderándose del sentir de la nueva sociedad. El hombre asciende en libertad y desciende cuando sus derechos son violados y eso aconteció al pueblo que quiso soñar por una nueva esperanza, no obstante, haber entregado sus vidas, sus deseos, sus ilusiones. No puede ser en vano la perdida de tantas vidas inocentes bajo las balas truncadoras de ideales, balas que han desbaratado familias bajo sueños eternos, que perdieron el sentido de defender la vida según lo manda la carta magna-

 La lucha independentista hizo explosión vitalista, iluminada por unos beligerantes creadores que con vigor erradicaron la colonia. Esos hombres altaneros, sensibles, visibles ante la injusticia, no toleraron el irrespeto a lo humano. Desafortunadamente, el rompimiento del vínculo no logro establecer una nueva mentalidad en gobernantes y líderes. Se persistió en sostener las formas políticas y sociales. No se logró derrotar el sistema colonial. Un nuevo imperio con nuevas imágenes empezó su gesta, hasta nuestros días, con nuevas orientaciones para sostener ese nuevo imperio. Y así Vamos a conquistar los sueños para una Colombia humana, al cango glorioso de Oh patria te adoro en mi silencio mudo.

Necesitamos una sociedad critica, denunciante, libre pensadora, rebelde con conocimiento histórico, que se oriente hacia el ejercicio vitalista, con la verdad y la fuerza comunera, asumiendo la obligación moral de la resistencia contra los regímenes fallidos. Thomas Payne señalo que…. un gobierno republicano es el gobierno dirigido a favor del pueblo, nombrado por ese mismo pueblo…  Pero hoy, parece no podemos esperar cambio alguno -.

La rebelión social, desnuda todo acto de gobierno despótico, desautorizando a la vez toda política oportunista y populista. Los sueños de un pueblo se fundan en la razón, en ideales, en pensamientos libres y un espíritu rebelde. Nuestros antepasados vivieron esos sueños, truncados por unos populistas, por unas elites criollas que hoy mantienen esa hegemonía.

Los sueños de un pueblo se fundan en la razón, en la verdad, en los ideales, en pensamientos libres y un espíritu rebelde con causa justa, que se funda en la existencia de un estado comprometido en sus fines. Como sociedad no podemos seguir guardando silencio ante las injusticias de gobernantes y líderes sociales.

 Revivamos la conciencia social, despertemos del letargo, de la apatía frente al sueño de la real independencia, yendo por caminos de la patria, denunciando a los cesares de la decadencia que han politizado al país, llevando a la sociedad al descenso social, político y espiritual, por las sendas de la corrupción.

Todo en la vida pareciera que transcurre entre sueños, luces y sombras. Sombras que cubren las realidades y las luces que son la esperanza en sueños. En medio de este escenario un colectivo humano con nuevas conciencias de lucha. Los suelos nos traen la historia de lo que hemos vivido para estructurar lo que nuestros sueños quieren. Los enemigos de los sueños de un pueblo son el hombre mismo personificado en las instituciones y en quienes las gobiernan.

Los sueños de los pueblos abogan por los tantos invisibles que nunca han podido entender ni conocer su país, su sociedad, su estado invisible., pues esos invisibles no han podio ni siquiera soñar pues no tienen donde descansar su cuerpo cuando el cansancio los golpea. El tejido social genera insomnio, desaloja la aurora con la violencia y el vacío, con el sinsentido, pues a todos no los deja tener sueños., y cuando acarician el soñoliento espacio parecen no perder la esperanza, que se vuelve quimera a la luz del nuevo día cuando el sol asoma.

La vida es un sueño eterno donde descansamos acogidos por la libertad de la verdadera independencia, permaneciendo firmes para no dejarnos arrebatar ningún derecho, a los cuales están al acecho quienes profanan la democracia. Lo peor es quedarnos inmóviles, ignorar la problemática. Lo esencial es estar presto al combate justo contra los que atentan contra los débiles que comercian con sus desgracias. Si no hay voluntad social, no habrá construcción social, no habrá formación ni educación, no habrá salud, ni relación de equidad, no habrá conexión que gobierne para la unidad de las causas, para la esperanza que sueña, esperanza y sueños del pueblo universal.

La rebeldía social conduce a transformar, a renegar contra el pensamiento frívolo, díscolo, contra el populismo farsante. Un pensador nos dijo un día… “Las filosofías no han hecho más que interpretar de diversas maneras el mundo, de ahora se trata es de transformarlo….

No podemos permitir que las clases políticas y dominantes, interrumpan los sueños de una nación de esperanza, ya es hora de parar el nefasto entramado que dejo el imperio y que hoy marcha por la misma senda dejando huellas de ambición, corrupción, nepotismo, clientelismo. Un pueblo que sueña sus anhelos es la esperanza en crecimiento que busca la reivindicación de sus derechos arrebatados, para dejar de ser los desplazados de siempre por un régimen que no ha ejercido su función de gestión, que no ha ejercido la potestad del voto.

No se puede seguir exigiendo al estado el cumplimiento de la ley. Al estado no se le piden favores, sino que se le exige cumpla sus deberes, que cumpla el mandato popular. Los sueños de un pueblo son sagrados, son lo más respetado ya añorado. En sus sueños el pueblo experimenta la realidad con su rebeldía comunera, con la lucha de su espíritu lleno de tesón y de clamor de patria.

Esta reflexión significa al decir de un pensador…ser alguien… pues ese sueño se encarna en la humanidad para que nazcan ideales en pos de ser liberados de los que impiden que los tributos humanos produzcan sentido de ser, para ser. Los sueños de un pueblo esperan un despertar pletórico de paz y la acción de un estado que tenga la capacidad de proteger a sus ciudadanos en su vida, sus bienes y su dignidad., y no sea este estado su propio enemigo.

Los sueños son necesarios para lograr pensar que soñar utopías no es soñar imposibles, sino que abordan lo que ocurre en el mundo presente en medio del despertar humano. La Utopía es la enseñanza de los que amaron la libertad, y ella es una realidad. Como es realidad que las armas del pueblo son su verdad, la denuncia, la lucha y la resistencia.

Ante el despertar humano y ante la ingobernabilidad, el pueblo se convierte en unos sonámbulos sufrientes y desamparados. Sin embargo, el pueblo encuentra un nuevo lenguaje sensorial, pues puede más la conciencia de querer despertar añorando voces de libertad para exigir el cumplimiento de gobernabilidad, de la responsabilidad política y social.

Sorprende en cada despertar la ocurrencia de hechos desconcertantes pues estamos en un ambiente de gobernanza contradictorio, cínico, entrópico, perverso, tertuliante, mentiroso y corrupto, cuando los hechos tienen relación directa con políticos, con presidenciales o personajes de las altas cortes empresariales.

El país político se mueve en permanente fe de erratas, en entramados de grandes enmendaduras debido a las imprecisiones como nos gobiernan, y además porque los ejercicios de gestión social y publica no tienen ninguna trazabilidad en las ejecuciones para que sus efectos estén en la dirección del bien común y del contrato social. En su época Bolívar transmitió a sus pueblos el mensaje acerca de una expresión de Rousseau que aconsejaba que…. cuando se ignoraba lo que se debe hacer, la prudencia dicta la inacción para no alejarse uno del objeto a que se dirige, porque puede adoptar mil caminos inciertos en lugar del único que es recto….

Es en los sueños donde el pueblo adquiere derechos, haciendo de ese espacio onírico el trampolín donde se impulsa la imaginación y la reflexión de las realidades humanas. Sonamos para luego actuar pues los sueños marcan lo que vendrá, sin alucinaciones, allí vemos las situaciones que están vinculadas a nuestra vida.

Diversos ensayistas de la libertad han expresado que las gobernanzas en su actitud tiránica, hipnotizan a su pueblo. Los gobiernos que no gobiernan cualquiera sea su naturaleza crean aptitudes apáticas que al decir de La Boetie se llama servidumbre voluntaria. Este acto servil es el paso inequívoco para incitar y desarrollar la rebeldía voluntaria cuando nos despertemos del sueño revolucionario, la más sublime herencia que debemos dejar a nuestros hijos.

marsblawyer@gmail.com

Mayo 29 de 2020

* Las opiniones expresadas en este artículo de opinión son del autor y no de SOACHA ILUSTRADA.

Compartir

YahooBloggerRSS
Escrito por en 29 mayo, 2020. Archivado en OPINIÓN. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.