Mineros buscaban oro y encontraron fósil de mastodonte extinto hace 10 mil años

Los restos fósiles del animal fueron descubiertos a 20 metros de profundidad y se hallan en perfecto estado. Es la primera vez que se encuentra un animal de este tipo en la zona oeste de Colombia.

Unos mineros que exploraban un socavón a 20 metros de profundidad en el Cañón del Cauca, municipio de Quinchía, departamento del Risaralda, se toparon repentinamente con los restos fósiles de un mastodonte desaparecido hace al menos 10.000 años.

Según informó la Corporación Autónoma Regional de Risaralda (Carder), el esqueleto encontrado “está completo, intacto, adherido a la roca“, lo que significa que “sería el de mayor magnitud” hallado hasta ahora en el país. Dado que esa especie desaparecida de mamíferos se movía en manada, es muy probable que se encuentren más restos de este tipo de animales en la zona.

Los mineros, que estaban en la zona buscando oro, alcanzaron a sacar alrededor de 12 huesos del animal, incluyendo un colmillo de 1,10 metros de largo, antes de que las autoridades locales suspendieran la excavación por el interés científico del hallazgo.

El mastodonte encontrado habría habitado la tierra hace más de 10.000 años.

Hubo como un desprendimiento de la tierra, pero poquito, y ahí cayó el primer hueso“, relató Fernando Tabariquino, uno de los obreros que se encontró con los restos fósiles del mastodonte. Posteriormente, el Instituto Colombiano de Arqueología y Antropología tomó el relevo en la extracción de restos fósiles.

Nos va a permitir determinar muchos aspectos del clima, de la mega fauna que tuvimos en esta zona” y también entender una parte de porqué “desaparecieron estas especies“, explicó por su parte el director de la Carder, Julio César Gómez.

El mastodonte es un proboscidio, primo hermano de los elefantes actuales, extinto hace unos 10.000 años en esta zona del norte de Sudamérica. Si bien ya se habían encontrado restos mastodontes similares en la costa del Atlántico y el centro del país, un hallazgo como este no se había registrado nunca en la zona oeste del país, y menos en una zona montañosa.