Lluvias se intensificarán en los próximos 3 meses

Las lluvias que se han venido presentando durante las últimas semanas en el departamento, que corresponden al fenómeno de La Niña, se intensificarán en el último trimestre del año, de acuerdo con el último boletín de alerta emitido este martes por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales IDEAM.

En la comunicación, el instituto informó que las precipitaciones para esta segunda temporada de lluvias, que comprende los meses de octubre, noviembre y diciembre, tendrán una intensidad por encima del promedio que normalmente se registra en esta época del año.

Las regiones Caribe, Andina y Pacifica serán las más afectadas por el fenómeno atmosférico y por el enfriamiento de la cuenca ecuatorial del océano Pacifico.

Lo anterior no significa que las lluvias se presenten todos los días durante los próximos meses, ya que ese tipo de fenómenos deja o trae consigo unos efectos que están asociados a más lluvias en relación con una condición media de la época.

El fenómeno de La Niña se desarrolla en el océano Pacífico tropical. La principal característica en términos oceánicos es el enfriamiento de sus aguas, puesto que en esa medida disminuye la temperatura superficial del mar a lo largo de la cuenca, situación que se ha venido presentando durante los últimos meses.

Cuando hay una Niña se presentan excesos de lluvias que están sujetos a la intensidad del evento. La Niña en octubre y noviembre, que son meses lluviosos, puede ocasionar un incremento en la probabilidad de ocurrencia de eventos como deslizamientos, crecientes súbitas, inundaciones y vendavales, entre otros. Mientras que enero y febrero, siendo normalmente meses de escasas precipitaciones especialmente en zonas de la Costa Caribe, podrían tener algunos pocos días en donde –de forma atípica– podría llover.

En temporada de lluvias

Dado el anuncio sobre la segunda temporada de lluvias, el IDEAM dio varias recomendaciones. Entre esas está la activación de los planes de prevención y atención ante el incremento de amenaza de deslizamientos de tierra, creciente súbitas e inundaciones y aumento de las lluvias. Por otro lado, a las autoridades les recomendó revisar, actualizar y socializar los planes institucionales previstos, según las condiciones de la zona, mantener el plan preventivo en las entidades del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastre.

Las autoridades locales deben realizar campañas educativas sobre riesgos y medidas de prevención para la temporada y/o eventos extremos, apoyar a los consejos departamentales y municipales de gestión del riesgo de desastre, monitoreas ríos, campañas periódicas de limpieza para prevenir taponamientos y fortalecer la comunicación y educación de la comunidad en cuanto a las medidas de prevención durante la época de lluvias.