Indignación y dolor en Colombia por suicidio de menor violada por policías en Popayán

 

Colombia entera amaneció con indignación, terror y dolor, al conocerse la muerte de una menor de edad que, un día antes, había denunciado que fue agredida sexualmente por cuatro policías cuando fue detenida en las manifestaciones del paro nacional en la ciudad de Popayán, en el departamento del Cauca.

La menor no habría soportado el trauma de terror que le produjo el acto criminal de los policías y se suicidó.

Aunque la Policía, salió a calificar la denuncia como falsa, las autoridades competentes ya adelantan las investigaciones del caso. 

Organizaciones de derechos humanos, informaron que la joven denunció que agentes de la Policía la violentaron sexualmente, tras ser detenida en medio de una protesta del Paro Nacional en Popayán.

Según las informaciones la noche del miércoles la menor fue detenida y llevada a la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de Popayán tras sufrir violencia sexual por parte de uniformados de la Policía.

Alertamos a las organizaciones defensoras de DD.HH. e instituciones garantes de derechos como Defensoría, Procuraduría y Personería a realizar veeduría y tomar acciones de protección frente a lo acontecido”, afirmaron las organizaciones.

De acuerdo con las primeras versiones, la joven se dirigía hacia la casa de un amigo y estaba grabando con su celular la manifestación, cuando cuatro policías la detuvieron y la tiraron al piso. “En medio de eso, me bajaron el pantalón y me manosearon hasta el alma, en el video queda claro que yo les digo que me suelten porque me estaban “desnudando” quitando el pantalón”, afirmó la víctima en una red social. 

La adolescente fue trasladada luego a la URI, donde también piden investigar si fue violentada. Horas después, tras recuperar su libertad, la víctima se quitó la vida, según informaron defensores de derechos humanos.

En un audio difundido por redes sociales, se escucha a la abogada y defensora de derechos humanos Lizeth Montero, quien alertó sobre tres hechos de violencia de género durante las protestas del 12 de mayo en Popayán.

La abogada afirmó que tres menores de edad fueron agredidas en el sur de la ciudad y agregó que “no existió posibilidad de verificar los procesos de detenciones arbitrarias que fueron conducidas a la URI, y resultado de este hecho una de las menores toma la trágica decisión de terminar con su vida”. Montero también pidió emplear el enfoque de género en la investigación.

A este llamado de urgencia se unió la Casa de la Mujer, que pidió a la Fiscalía y al presidente de la República, Iván Duque, explicar lo sucedido. A su vez, la Alcaldía de Popayán informó que la menor fue llevada a la URI a las 9:10p.m. del 12 de mayo y que estuvo acompañada de funcionarios de Infancia y Adolescencia de la Policía, y antes de las 11p.m. fue entregada a su abuela, de acuerdo con la minuta de ingreso y salida de la URI.

Allison Meléndez

Ante las graves acusaciones que rodean este caso, instamos a las entidades competentes a que se surtan todas las investigaciones, tanto administrativas como disciplinarias, con celeridad y prioridad, para esclarecer la detención y la actuación de la Policía durante el procedimiento y estamos atentos al reporte de Medicina Legal, el cual determinará y calificará todas las circunstancias. Desde la administración y a través de la Secretaría de la Mujer, hemos puesto a disposición de su familia un equipo humano para brindar el apoyo psicosocial que requieran”, añadió la Alcaldía de Popayán en un comunicado.

Aunque la Policía dice que la noticia es falsa, en su declaración no hace referencia al episodio de violencia sexual denunciado por la joven en la calle, sino a lo que pasó después. Por eso, las investigaciones serán claves para determinar qué sucedió.

La alcaldía de Popayán informó que, según los reportes que tienen, la menor fue puesta a disposición de la URI de la Fiscalía en la noche del jueves y estuvo acompañada por policías de Infancia y Adolescencia antes de ser “entregada a su abuela, de acuerdo con la minuta de ingreso y salida de la URI“.

El escándalo crece como espuma sobre todo a nivel internacional, por tal razón, la Procuraduría General de la Nación, ordenó recaudar pruebas, entre ellas pedir información a Medicina Legal sobre las causas del deceso de la menor.

La Fiscalía a su vez, informó que un fiscal especializado en niñez y género lidera un equipo de fiscales que viajaron desde Bogotá a Popayán para esclarecer “los hechos ocurridos con una menor de edad por presunta agresión sexual y su posterior muerte“.

La Defensoría del Pueblo, por su parte, aseguró que hace seguimiento estricto a este caso. “Desde la Defensoría del Pueblo estamos atentos a los reportes de Medicina Legal y la Fiscalía para que, en caso de confirmarse el hecho, que rechazamos contundentemente, se haga justicia y el debido proceso”, afirmó la entidad.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) había alertado al gobierno Duque sobre las denuncias de violencia sexual en el Paro Nacional, “La CIDH enfatiza que dichos actos son absolutamente inaceptables y jamás se debe utilizar como una forma de control del orden público por parte de los cuerpos de seguridad de un Estado”, afirmó en un comunicado el pasado 7 de mayo.