Estados Unidos donará seis millones de vacunas a Latinoamérica

Joe Biden, presidente de Estados Unidos.

En rueda de prensa, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, informó que Estados Unidos donará alrededor de 25 millones de dosis a varias naciones con el fin de combatir la pandemia de covid-19.

El presidente de EE.UU., Joe Biden, había anunciado previamente en un comunicado su plan de distribución global de las vacunas, que incluyen una primera tanda de 6 millones de dosis que irán destinadas a Latinoamérica.

Biden aseguró en la nota que EE.UU. no comparte “para obtener favores ni concesiones”, sino que lo hace para salvar vidas y “liderar el mundo para poner fin a la pandemia”.

De acuerdo a la Casa Blanca, en el continente americano las vacunas se repartirán entre Brasil, Argentina, Colombia, Costa Rica, Perú, Ecuador, Paraguay, Bolivia, Guatemala, El Salvador, Honduras, Panamá, Haití y otros países de la Comunidad del Caribe (Caricom), así como República Dominicana.

Las dosis llegarán a esas naciones a través de la iniciativa Covax, el esfuerzo respaldado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para comprar y distribuir vacunas a países de ingresos bajos y medios.

Favorecidos

Además de la región latinoamericana, 7 millones de vacunas irán a parar a Asia, 5 millones a África y más de 6 millones a socios de EE.UU.

“Mientras esta pandemia se prolongue en cualquier parte del mundo, el pueblo estadounidense seguirá siendo vulnerable; y Estados Unidos está comprometido con brindar la misma urgencia a los esfuerzos internacionales de vacunación que hemos demostrado en casa”, argumentó Biden en el texto.

La vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, llamó el pasado jueves al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para comunicarle que EE.UU. compartirá próximamente vacunas con el país azteca, según su portavoz, Symone Sanders.

México, de acuerdo a Biden, recibirá esas vacunas por ser “socio y vecino” de EE.UU.

Además de México, el mandatario estadounidense citó en su comunicado a Canadá, India y Corea del Sur como “socios”.

Harris también habló el jueves en llamadas separadas con el primer ministro de India, Narendra Modi; el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, y el presidente del Caricom y primer ministro de Trinidad y Tobago, Keith Rowley.

Muestra de liderazgo

Esta será la primera vez que EE.UU. comparta con el resto del mundo vacunas aprobadas para uso interno -las de Moderna, Pfizer y Johnson & Johnson-, ya que anteriormente había anunciado el envío entre mayo y junio de 60 millones de dosis de AstraZeneca, que aún no ha recibido el visto bueno de los reguladores estadounidenses.

Sobre esta decisión, Biden consideró que “es esencial un liderazgo estadounidense fuerte para poner fin a esta pandemia ahora y para fortalecer la seguridad sanitaria mundial para el mañana, para prevenir, detectar y responder mejor a la próxima amenaza”.

“Estados Unidos será el arsenal mundial de vacunas en nuestra lucha compartida contra este virus”, agregó.

Estos 25 millones de dosis con los que EE.UU. inició este jueves su plan de distribución global forman parte de los 80 millones de vacunas que pretende compartir con otros países en las próximas semanas.

Existe una gran desigualdad en la distribución de vacunas en el mundo, donde contrasta por ejemplo la abundancia de EE.UU. con la escasez de la India, actual epicentro de la pandemia.

En concreto, el 87 % de las dosis han sido administradas en países con ingresos altos y medios, mientras que las naciones empobrecidas han recibido solo el 0,2 %, dicen datos de abril de la OMS.