¿Dónde están los candidatos de Soacha?

Nuestros jóvenes han demostrado que tienen una visión que trasciende lo puramente individual, una valentía para enfrentarse a un Estado corrupto y opresor y donde es necesario a partir del escolero en la que nos han llevado una caterva de políticos, a iniciar verdaderos procesos de mejoramiento integral de las condiciones de vida de las personas en lo social, lo económico y lo cultural.

Por Henry Barbosa

El próximo 5 de diciembre se realizará por primera vez en el país las elecciones para la conformación de los consejos municipales y locales de juventudes, primera gran oportunidad que tienen los jóvenes, no solo para expresarse sino para presentar y defender sus posiciones desde un espacio de naturaleza política.

Los jóvenes tienen una gran oportunidad de participar en el diseño de la sociedad y de liderar la acción ciudadana que comienza a levantarse de los escombros del presente. Una nueva Colombia que se empieza a reconstruir, a reconciliarse y a fortalecerse desde lo local y desde los territorios.

Nuestros jóvenes han demostrado que tienen una visión que trasciende lo puramente individual, una valentía para enfrentarse a un Estado corrupto y opresor y donde es necesario a partir del escolero en la que nos han llevado una caterva de políticos, a iniciar verdaderos procesos de mejoramiento integral de las condiciones de vida de las personas en lo social, lo económico y lo cultural.

Sin embargo, con desilusión vemos como en Soacha, las campañas se han tornado apáticas, frías y convencionales. No se ven liderazgos, la comunidad desconoce las propuestas, los jóvenes candidatos pasan desapercibidos y sus propuestas, inanes y desarticuladas parecen no reflejar el momento que vive el país y en especial la dramática situación de caos, parálisis y corrupción que vive nuestro municipio.

A un mes de las elecciones es fundamental que los candidatos empiecen a llenar el vacío que han dejado los políticos y los partidos que no le dan importancia a este tipo de participación ciudadana y que menosprecia el accionar de los jóvenes, muchachos que los empiezan sin temor a señalarlos con el dedo de ser los culpables directos de la actual situación de postración en que se encuentran la mayoría de comunidades en el territorio.

Es alentador que los candidatos a los consejos municipales y locales de juventudes no dependan de fuerzas o poderes políticos tradicionales, y en especial de su dinero. La desconfianza de los jóvenes hacia ellos es total, superior al 95%. Sin embargo, los partidos tienen una gran responsabilidad en apoyar, acompañar y asesorar a los jóvenes, ellos no son solo el futuro sino el presente de nuestro país.

En fin, la sociedad colombiana para bien o para mal está cambiando, donde los jóvenes a partir de la empatía y de la confianza ganada entre ellos, conscientes de su poder, están cambiando a una visión de un mundo solidario que ya no es puramente individualista y neoliberal, donde los intereses giran en torno a proyectos de interés colectivo, comunitario tanto en lo local como en lo nacional.

henrybarbosa@outlook.com

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar